Archivos de la categoría ‘Anecdotas’

Por mucho que hagamos, sin unos buenos adversarios, las partidas acaban siendo aburridas por lo fácil que resulta superar a los enemigos o resolver los puzzles.

Tengo claro que soy un “master mamá” y sobreprotejo a los personajes: se salvan milagrosamente de caer en el foso lleno de estacas, el chulo-playa de turno resulta ser un poco torpe, etc.

Laboratorio Friki tiene artículos muy buenos sobre como hacer mejores adversarios:La inteligencia del enemigo. Y aunque no sea específico de los enemigos, también viene muy bien para este caso: Añade una capa de ineptitud a tu partida.

En todo caso hay que ajustar mucho los niveles y habilidades de los enemigos, y yo siempre me quedo corto. Sin embargo, los adversarios más memorables que he conseguido no tenían tiradas importantes.

En “Crónicas de Ultratumba“, los personajes se las veían que el espíritu de un niño mimado, Oliver Corbitt (Seguro que a más de uno le suena el apellido)* La peculiaridad de Oliver es que no tenía personaje. Era la fuente de numerosos sustos, podía poseer a otras personas e interactuar a través de ellas. Lo único que lo definía, era como poder vencerle.

Warframe - Lotus by yuikami-da

Warframe – Lotus by yuikami-da

En érimoS (ya falta poco para poder hablar de esa ambientación) los personajes se enfrentan a varios peligros: lagartos gigantes acorazados cuya piel se usa para fabricar armaduras, escorpiones gigantes, piratas, guardianes espartanos, sacerdotes que recuerdan a los Sith de Star Wars, etc. Sin embargo el enemigo más notable ha sido hasta la fecha un robot con forma de felino. El motivo, su armadura era impenetrable para las armas de los jugadores y tenían que atacarle a través de las articulaciones o buscar algún punto débil mientras esquivaban zarpazos y mordiscos.

No hace falta crear una hoja de personaje para crear a un enemigo memorable, simplemente que su dificultad deje huella en los jugadores, que sientan miedo por el mero hecho de nombrarlo o que se pongan a contar batallitas cuando se acuerden de él. El Master tiene total libertad para definir los adversarios, y si alguno de ellos solo puede ser derrotado mediante un ancestral ritual recitado en ge’ez una noche en la que Jupiter y Saturno estén alienados, seguro que acaba siendo un insigne adversario.

 

En la creación de adversarios solo tenemos en cuenta una norma, la misma que tenían los Asesinos Danzarines Rostro que el gran Frank Herbet creó para la saga DUNE.

Deja siempre una escapatoria a tu víctima.

 

*Toda la aventura de Oliver Corbitt estaba plagada de guiños a películas de terror y a otros juegos memorables.

Goliath de GENZOMAN. Prohibida su reproducción sin autorización expresa del autor.

Goliath de GENZOMAN.

Los puntos de vida están sobrevalorados.

Siguiendo nuestra principal premisa: “Simplifica, y después simplifica” creemos que tenemos algo medianamente decente a la hora de gestionar el daño infligido/recibido.

Tras muchas vueltas hemos llegado a la conclusión de que cualquier arma en las manos apropiadas puede ser mortal. Pocas batallas son tan épicas como la de David contra Goliath.

Aprovechando que no hay puntos de vida, tampoco tiene sentida asignar un daño a las armas. Si eres hábil con una honda, puede ser tan mortífera como un sable laser.

[Alerta “Batallita”]

Todo esto surgió de una famosa cagada por mi parte.

Durante la primera partida a Crónicas de Ultratumba, nuestra valiente Medium se enfrenta al espíritu de un niño que ha poseído a un policía. A pesar de la mala puntería del niño y de los intentos del policía por proteger al inocente, la Medium recibe un balazo en pleno hombro desde una distancia de apenas 2 metros. El resultado con la tabla de daño (me equivoqué de tabla, eso también hay que decirlo) fue apenas un punto de daño, un simple arañazo que convirtió uno de los momentos más dramáticos de la partida, en una anécdota.

[Fin de la Alerta]

(más…)